O arco de Fefiñáns

Aló polo ano 1922 realizáronse os primeiros linogravados en Galicia da man de Castelao e a revista Alborada. Carlos Sobrino é un dos introdutores desta técnica na Escola Linoleísta de Pontevedra por aquelas datas. Nas súas obras sempre buscaba escenografías con un gran protagonismo da arquitectura histórica, como ben vemos neste caso con esta representación do Arco de Fefiñáns.

No pazo podemos atopar este linogravado dedicado a Miguel Gil Casares e firmado por Carlos Sobrino, no que se ve a balaustrada pétrea da ponte que une as dúas hortas, co seu correpondente escudo central e o arco sobre o que se sustenta, así como a porta que da acceso ao xardín dende a praza coa balaustrada superior. Ocupa o punto central da composición a fermosa cúpula que remata o lateral da ponte.

___________________________________________

Allá por el año 1922 se realizaron los primeros linogravados en Galicia de la mano de Castelao y la revista Alborada. Carlos Sobrino es uno de los introductores de esta técnica en la Escuela Linoleísta de Pontevedra por aquellos años. En sus obras siempre buscaba escenografías con un gran protagonismo de la arquitectura histórica, como bien vemos en este caso con esta representación del Arco de Fefiñáns.

En el pazo podemos encontrar este linograbado dedicado a Miguel Gil Casares y firmado por Carlos Sobrino, en el que se ve la balaustrada pétrea del puente que une las dos huertas, con su correspondiente escudo central y el arco sobre el que se sustenta, así como la puerta que da acceso al jardín desde la plaza con la balaustrada superior. Ocupa el punto central de la composición la hermosa cúpula que remata el lateral del puente.

Carlos Sobrino, Arco de Fefiñáns

O reloxo de paisaxe de Fefiñáns

O tempo segue a pasar e cada día estamos un pouco máis cerca de volver á normalidade. Por iso hoxe querémosvos ensinar unha das pezas máis curiosas que se conservan no Pazo de Fefiñáns: este reloxo de paisaxe do século XIX que, como podedes escoitar, segue a funcionar coma o primeiro día.
Este tipo de reloxos fabricábanse en Francia, Holanda e Inglaterra, e como vedes a maquinaria de corda quedaba agochada tras unha paisaxe pintada ao óleo. Nesa paisaxe engadíase un elemento arquitectónico que xustificara a apertura do oco pola que meter a pequena esfera do reloxo.
Recordade, cada día queda menos.
Saúde!
…………………………..
El tiempo sigue pasando y cada día estamos un poco más cerca de recuperar la normalidad. Por eso hoy os queremos enseñar una de las piezas más curiosas que se conservan en el Pazo de Fefiñáns: este reloj de paisaje del siglo XIX que, como podéis escuchar, sigue funcionando como el primer día.
Este tipo de relojes se fabricaban en Francia, Holanda e Inglaterra, y como veis la maquinaria de cuerda quedaba escondida detrás de un paisaje pintado al óleo. En ese paisaje se añadía algún elemento arquitectónico que justificase la apertura del hueco por el que meter la pequeña esfera del reloj.
Recordad, cada día queda menos.
¡Salud!

LOS VIÑEDOS GIL ARMADA

Gil Armada tiene dos viñedos de albariño con características bien diferenciadas y situados en dos fincas de su propiedad.

El viñedo histórico de Fefiñáns que se encuentra en el interior del recinto amurallado, es muy especial. Su antigüedad se remonta al inicio de la construcción del pazo alrededor de 1640. Estas cepas de albariño tienen muy diferentes edades. Unas son muy antiguas, de pie directo, con mucha historia acumulada en sus cuidados y otras, de épocas posteriores a la filoxera, ya con diferentes portainjertos. Para aumentar la diversidad de clones hay también otras cepas jóvenes, ya más estandarizadas, procedentes de nuestra selección.

El entorno influye de manera muy significativa en la calidad de esta uva. A partir de la primavera, los brotes crecen protegidos de los posibles fríos de marzo y los vientos de junio. A medida que se van desarrollando los racimos acercándose la maduración, intervienen tres factores principales: el calor acumulado en las murallas de piedra, el continuo discurrir de la Fuente del Pez situada al sur del viñedo, y el más determinante, el bosque que asoma al norte, aportando el frescor y los aromas a verde que recoge la pruina que recubre la piel de las uvas. En este momento, a fines e marzo, la brotación de las primeras yemas es exhuberante.

 

El segundo viñedo es más reciente. Está en San Fardán, donde ya existía un antiguo viñedo de albariño y otras variedades tintas autóctonas muy interesantes, ahora en recuperación. Está muy cerca, en Tremoedo, enfrente de la torre que lleva su nombre y tiene treinta años. Es una zona alta de ladera, con clima más frío que el de Fefiñáns en invierno, y un sol que puede ser intenso en verano si no contase con numerosos árboles, sobreiras, carballos, abelairas, salgueiros, espinos, etc., que crecen silvestres por doquier.

Como consecuencia de los proyectos de investigación realizados para conjugar la calidad en aromas y otros atributos con el sistema de conducción de la vid, se conservan tres tipos: parras tradicionales, espalderas altas y un sistema vertical descendente. Y eso siempre con la preocupación de lograr las mejores condiciones de manejo para sus cuidadores.

En el prado, el Regato da Rochela, alegra los días de sus diferentes estaciones. Se trata de un entorno singular.

Ambos viñedos producen albariño de mucha calidad, con contenidos muy equilibrados en azúcares y ácidos, pero con las diferencias en aromas y otros muchos componentes debidas a sus particulares condiciones.

El viñedo histórico, además de presentar en general más graduación, tiene una connotación especial salina, debido a su proximidad al mar. En cambio, el otro, el de San Fardán, es de monte, y como tal no puede ignorar la presencia de los aromas rudos del toxo, la xesta, el breixo y los deliciosos de las sobreiras y carballos que lo rodean.

A vida no bosque de Fefiñáns

Estes días o bosque de Fefiñáns goza dun silencio especial grazas ao que podemos escoitar o canto dos diferentes tipos de paxaros que o habitan. Lavercas, verderoles, miñatos, corvos, mouchos… manteñen vivo este espazo. Buxos, carballos, castiñeiros, freixos, arces, acivros… encheno de cor coas súas follas, recordando que a primavera segue a medrar na natureza.

_________________________________________________

Estos días el bosque de Fefiñáns goza de un silencio especial gracias al que podemos escuchar el canto de los diferentes tipos de aves que lo habitan. Alondras, verderones, aguilillas, cuervos, mochuelos… mantienen vivo este espacio. Bojs, robles, castaños, fresnos, arces, acebos… lo llenan de color con sus hojas, recordando que la primavera sigue creciendo en la naturaleza.

Fefiñáns, Sargadelos e Asorey

No Pazo de Fefiñáns tamén se conservan numerosas pezas da Real Fábrica de Louza de Sargadelos realizadas a mediados do século XIX, coma este xarrón de seis dedos ou bocas decoradas con motivos vexetais pintados a man por pincelistas especializados neste tipo de traballos. Esta ornamentación componse de guirnaldas con flores cor carmín e azuis unidas por tallos en negro e follas verdes.

Este mesmo tipo de xarrón de Sargadelos foi empregado por Francisco Asorey, escultor nado en Cambados, para a ofrenda floral que representa nunha das súas esculturas máis célebras: “Filliña” (1948), a cal podedes ver no Museo de Belas Artes de A Coruña. E é que Sargadelos era e segue sendo un dos símbolos de Galicia.

Para máis información sobre “Filliña”: http://museobelasartescoruna.xunta.gal/index.php?id=496

_______________________________________________________________________________

En el Pazo de Fefiñáns también se conservan numerosas piezas de la Real Fábrica de Loza de Sargadelos, realizadas a mediados del siglo XIX, como este jarrón de seis dedos o bocas decoradas con motivos vegetales pintados a mano por pincelistas especializados en este tipo de trabajos. Esta ornamentación se compone de guirnaldas con flores color carmín y azules unidas por tallos en negro y hojas verdes.

Este mismo tipo de jarrón de Sargadelos fue empleado por Francisco Asorey, escultor nacido en Cambados, para la ofrenda floral que representa en una de sus esculturas más célebres: Filliña (1948), que podéis ver en el Museo de Bellas Artes de A Coruña. Y es que Sargadelos era y sigue siendo uno de los símbolos de Galicia.

Para más información sobre “Filliña”:

http://museobelasartescoruna.xunta.gal/index.php?id=496

Xarrón SargadelosFilliña. Asorey. 1948.

Miguel Gil Casares, o médico da tuberculose

Hoxe queremos render unha homenaxe ao personal sanitario que está a traballar nunha situación tan difícil coma a destes días. E facémolo recordando a un dos donos máis ilustres que tivo o Pazo de Fefiñáns: Miguel Gil Casares (1871 – 1931), quen exerceu como médico no Hospital Real de Santiago e foi Catedrático de Enfermidades da Infancia e de Patoloxía e Clínica Médica. Durante a súa vida destacou tamén como inventor de aparatos médicos, tradutor, incansable viaxeiro, político, e por ser un dos fundadores das Irmandades da Fala. Pero hoxe queremos centrarnos na súa labor como investigador médico especializado en tuberculose con aportacións fundamentais como a inxección intravenosa de fluoruro sódico e o neumotórax artificial, o primeiro método curativo da tuberculose.

_______________________________________________________________________________________

Hoy queremos rendir un homenaje al personal sanitario que está trabajando en una situación tan difícil como la de estos días. Y lo hacemos recordando a uno de los dueños más ilustres que tuvo el Pazo de Fefiñáns: Miguel Gil Casares (1871-1931), quien ejerció como médico en el Hospital Real de Santiago y fue Catedrático de Enfermedades de la Infancia y de Patología y Clínica Médica. Durante su vida destacó también como inventor de aparatos médicos, traductor, incansable viajero, político, y por ser uno de los fundadores de las Irmandades da Fala. Pero hoy queremos centrarnos en su labor como investigador médico especializado en tuberculosis con aportaciones fundamentales como la inyección intravenosa de fluoruro sódico y el neumotórax artificial, el primer método curativo de la tuberculosis.

gil_casares_miguel_

 

San Bieito do inverno (21 de marzo)

Hoxe celebramos o día de San Bieito de Inverno dende a casa, e para recordalo compartimos esta pintura de cara o 1916 e atribuída a Joaquín Sánchez Peña, na que se pode ver a Praza de Fefiñáns chea de xente durante a procesión. Como curiosidade, a igrexa ao fondo coa escalinata orixinal, os xigantes e cabezudos, e incluso os Danzantes de Cobas aparecen representados. Tamén se poden ver as árbores da praza, o tiovivo e ata a rosquilleira.

Desta pintura dise que se trata dun retrato colectivo no que todos os representados eran perfectamente identificables, e a moitos deles aínda lle poñemos nome. Por iso imos a facer un pequeno xogo! Sabedes onde están Ramón Cabanillas, recén chegado de Cuba, Valle Inclán, que pon entón vivía moi cerca do pazo, Miguel Gil Casares e Joaquina Armada Losada, donos do pazo naqueles tempos, Joaquín Sánchez Peña, xunto coa súa nai e o seu can, e a Infanta Isabel “A Chata” que chegaba dos baños de Mondariz?

Atopáchedelos?


Hoy celebramos el día de San Benito de Invierno desde casa, y para recordarlo compartimos esta pintura de hacia 1916 atribuída a Joaquín Sánchez Peña, en la que se puede ver la Plaza de Fefiñáns llena de gente durante la procesión. Como curiosidad, la iglesia al fondo con la escalinata original, los gigantes y cabezudos, e incluso los Danzantes de Cobas aparecen representados. También se puede ver los árboles de la plaza, el tiovivo y también a la rosquillera.

De esta pintura se dice que se trata de un retrato colectivo en el que todos los representados eran perfectamente identificables, y a muchos de ellos aún le ponemos nombre. Por eso, vamos a hacer un pequeño juego! ¿Sabéis donde están Ramón Cabanillas, recién llegado de Cuba, Valle Inclán, que por entonces vivía muy cerca del pazo, Miguel Gil Casares y Joaquina Armada Losada, dueños del pazo en aquellos tiempos, Joaquín Sánchez Peña, junto a su madre y su perro, y la Infanta Isabel “La Chata” que llegaba de sus baños de Mondariz?

¿Los habéis encontrado?

Procesión de San Benito na Praza de Fefiñáns